EVENTOS


cañada2.png

Ruta de La Cañada Lagunera. XVIII Aniversario de la Inclusión de La Laguna en la Lista de Patrimonio Mundial.

Con el objetivo de promocionar la recuperación y puesta en valor de la antigua Cañada que rodea la Ciudad Patrimonio Mundial de San Cristóbal de La Laguna como recurso patrimonial y ambiental, y en el marco del proyecto Europeo SOSTURMAC en el que participa la Fundación CICOP, la Unidad de Caminos y Senderos Históricos de la Fundación coordinada por los doctores Felipe Monzón Peñate y José Juan Cano Delgado,llevaron a cabo la citada actividad colaborando en la misma el Club de Montañeros de Nivaria.

Con el conocimiento de la Cañada Lagunera, que flanquean la vega de Agüere, la Fundación CICOP trata de establecer la relación así como alguna de las circunstancias que dieron lugar a la declaración de La Laguna como Patrimonio Mundial por la UNESCO, una de ellas fue la declaración de primera ciudad no amurallada siendo los dos cordones de montañas las que propician y facilitan la creación de la Ciudad de San Cristóbal de La Laguna, porqué sin esas montañas, La Laguna no sería Patrimonio Mundial.

Analizar desde la altura la evolución y el desarrollo urbano de la ciudad, definir algunas de las características naturales, geográficas y arquitectónicas que sirvieron de argumentación, de entre otras, para la declaración de Bien Mundial en 1999 de San Cristóbal de La Laguna.

La actividad se inició a las 9:00 horas del sábado 18 de noviembre en la sede de la Fundación CICOP (Casa de los Capitanes), con una breve charla introductoria realizada por los coordinadores de la UCASE.

Asistentes: 12 personas y coordinador de la actividad.

 

Desde la sede del CICOP, el grupo se trasladó por las principales calles del casco histórico, hasta el emplazamiento de la Ermita de San Miguel y posteriormente a la Ermita de San Roque. En ambos puntos se realizaron paradas interpretativas de los principales hitos arquitectónicos y geográficos, así como la finalidad de la actividad.

 

El grupo recorrió el vértice de los principales lomos de las montañas que bordeo la vega lagunera por su vertiente este. El recorrido se realizó a través de: San Roque, La Gallardina, el Lomo Largo, Gonzaliánes, la Piedra Alta. Desde las alturas se fueron realizando paradas interpretativas para explicar la importancia de la propia cañada en sí, como propuesta de recuperación de la antigua ruta de trashumancia que evitaba el paso del ganado por la vega, y su propuesta como anillo peatonal que circunda el valle donde se asienta la ciudad. Se puso de manifiesto tanto el valor patrimonial arquitectónico, biológico y geológico que desde la altura del recorrido se aprecia.

CONCLUSIONES

 

Desde el año 2014 el CICOP, a través de la Unidad de Caminos y Senderos Históricos viene colaborando con la recuperación de la Cañada Lagunera la cual acumula siglos de historia, llegando algunos de sus tramos a ser utilizado por los habitantes prehispánicos anteriores a la conquista castellana de la isla. A la hora de planificar la ciudad, se delimitaron los lugares de paso para evitar el paso por los cultivos de la vega y de la zona de El Rodeo, teniendo que obligatoriamente ir sobre uno de los dos cordones de montañas que flaquean el valle de Aguere.

 

Se demuestra con este tipo de acciones la revalorización de espacios con alto valor patrimonial y el aprovechamiento de dichos espacios públicos en una ciudad Patrimonio Mundial como es La Laguna, no solo es posible sino necesario a través de iniciativas que fomenten la conservación y la protección de los bienes patrimoniales y sus elementos asociados.

 

Se ha comprobado cómo un espacio muy próximo al casco histórico y lugar de tránsito de miles de personas, no ha sido aprovechado como se debiera, lo que incide en su deterioro y desconocimiento.

 

Se deben continuar, impulsar y reivindicar este tipo de iniciativas y otras que busquen la revalorización patrimonial y la implicación efectiva de los vecinos para su uso y conservación a corto, medio y largo plazo.

cañada2.png

DSC02553.jpg

LOS LAVADEROS DE LA LAGUNA. La evolución en su fisonomía hasta su configuración actual

Con el conocimiento sobre Los Lavaderos en La Laguna, la Fundación CICOP en el marco del Proyecto SOSTURMAC en el fomento de la conservación de los valores patrimoniales, trata de establecer tanto las circunstancias que dieron lugar al espacio de los Lavaderos ubicados en el antiguo camino de Las Mercedes (en el Término Municipal de San Cristóbal de La Laguna) como la evolución en su fisonomía hasta su configuración actual.

La actividad llevada a cabo por la Unidad de Caminos y Senderos (UCASE) de la Fundación CICOP el pasado 16 de diciembre de 2017 reunió en torno a Los Lavaderos que se ubican en el inicio del Camino a las Mercedes en las inmediaciones de la Plaza del Cristo a las antiguas lavanderas que relataron como antiguamente desarrollaban este trabajo cargado de anécdotas y de símbolos ante una gran cantidad de público asistente.

En cuanto a la configuración de su trama urbana, el grupo inicial de viviendas se desarrolla aproximadamente al suroeste de la laguna natural que da nombre a la ciudad, la que tradicionalmente se ha denominado Villa de Arriba, en torno a la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción. No es difícil apreciar en este sector el desorden de su viario. Es en el siglo XVI cuando el Adelantado decide instalarse en las proximidades de la ermita de San Miguel (Villa de Abajo) y cuando se planifica un viario más ordenado, con calles rectas que se cortan frecuentemente de forma perpendicular.

            Paradójicamente en un núcleo que surge en los márgenes de una laguna, el suministro de agua de abasto fue siempre un problema secular. Desde un primer momento se excavaron pozos y se canalizó el agua desde las colinas situadas al norte de la ciudad:

LOS VALORES SIGNIFICATIVOS

Originariamente se acudía a lavar a la fuente denominada Madre del Agua situada no muy lejos de la ubicación actual de  los  lavaderos, en dirección norte, al borde del lago o charca de la que se surtía, aun cuando, como ya se ha dicho, las disposiciones contenidas en las ordenanzas lo prohibían. Es lógico pensar en el extremo cuidado de las distintas disposiciones en preservar este lugar de abasto de agua, especialmente cuando en las primeras décadas del siglo XVI aún no se habían canalizado las procedentes de Tegueste y Las Mercedes. El agua procedente de Madre del Agua se canalizó, en esta misma centuria hasta el pilar situado en las proximidades del convento de San Francisco donde se ubica en la actualidad el recinto de los lavaderos y el desaparecido tanque de San Francisco.

Las disposiciones prohibiendo el lavado de ropas en las proximidades de Madre del Agua son continuas y se reiteran a lo largo del siglo XVI (1527, 1547, 1575) lo que explica, como ya se ha dicho, que la normativa al respecto no se cumplía y esta actividad seguía desarrollándose. Es por esta razón que el ayuntamiento decide en el año 1610 la adecuación de un lavadero con suministro a partir de Madre del Agua[1] proyecto que finalmente no llegó a ejecutarse. La idea se retoma nuevamente en el año 1625 pero, esta vez, con suministro de agua a partir del antes mencionado tanque de San Francisco o “tanque grande”, en la trasera del convento, junto al puente.

DSC02553.jpg

LECHERAS.jpg

EL CAMINO DE LAS LECHERAS. "de Concepción a Concepción"

El Camino de Las Lecheras de Concepción a Concepción consiste en un recorrido entre las dos ciudades más importantes de la zona metropolitana y de la isla de Tenerife. Tiene enorme importancia porque une a la ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad con la capital de la isla y de la provincia. Ambas ciudades juntas representan también los núcleos más poblados de Tenerife.

En el marco del Proyecto SOSTURMAC en el que la Fundación CICOP participa, esta actividad que realiza la Unidad de Caminos y Senderos (UCASE) de la Fundación forma parte de las rutas organizadas en actividades de sensibilización sobre el patrimonio inmaterial en la isla de Tenerife con la colaboración del Club Montañeros de Nivaria y del Camino de Las Lecheras.

Los tramos urbanos del camino contribuyen a dar a conocer los elementos más destacados desde el punto de vista cultural, histórico y etnográfico, ya que en la ciudad de La Laguna atraviesa las calles peatonales más importantes entre la Iglesia de La Concepción y la Plaza del Cristo. Y en lo que respecta a Santa Cruz, discurre por el margen izquierdo del Barranco de Santos, hito principal de la ciudad desde su fundación, mostrando parte de su historia a través de edificios emblemáticos y obras arquitectónicas de gran valor.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL CAMINO DE LAS LECHERAS

 

Superada la Plaza del Cristo en La Laguna, el camino se introduce por Lomo Largo y enlaza con los caminos que usaban las lecheras para transportar la leche sobre sus cabezas o a lomos de animales desde los diferentes núcleos rurales de Agüere hasta Santa Cruz, entendiendo por tales los que conforman parte de la Vega Lagunera como Jardina, Valle de Las Chozas, Valle Hilario, Carmona, Tabares, Finca España y Valle Jiménez entre otros, y los núcleos rurales de Santa Cruz como puede ser el enclave de Los Campitos.

Procedente de Valle Jiménez, atraviesa el Barranco de Las Goteras alcanzando Cueva Roja para cruzar el Barranco de Santos y por La Salud dirigirse al centro fundacional de la capital.

VALORES GEOMORFOLÓGICOS

El camino de  Las Lecheras transita  por la  zona  de  contacto  entre  el macizo  antiguo de Anaga y las coladas de la dorsal de Pedro Gil. La cantera de toba de Cueva Roja forma    parte  de  un  volcán  piroclástico  enterrado  que  ha  brotado  en  Lomo  Colorado. Desde  el camino se puede disfrutar de la panorámica del curso medio del barranco de Santos, desde      el  Barrio  de  La  Salud  hasta  La  Cuesta, y  se  contempla  la  superposición  de  coladas  que forman la rampa lávica sobre la que se asienta el Área Metropolitana. También se puede observar la alineación volcánica NE-­?SW que conforma las montañas de Guerra, de Ofra y de Taco. La primera de ellas produjo hace 200000 años el cierre de la cuenta hidrográfica       de Valle Jiménez y Valle Tabares, génesis de la formación  de  los  llanos  endorreicos  que originaron estos dos fértiles valles interiores. A estos valores se añade el afloramiento de aguas  subterráneas  en  Las Goteras.

VALORES BOTÁNICOS  Y PANORÁMICOS

El camino se localiza en la vertiente de sotavento y a una altitud entre los 200 y 700 metros, por lo que la vegetación predominante es el cardonal-­?tabaibal. La presencia de cardones (Euphorbia canariensis), tabaibas (Euphorbia lamarckii) y balos (Plocama pendula) es común a lo largo de todo el trazado. También se encuentran gramíneas en el sector de La Calera, donde han colonizado los antiguos campos de cultivo de cereales.

Además es destacable la presencia de culantrillo de pozo (Adiantum capillus-­?veneris) en Las Goteras, una especie que se caracteriza por encontrarse en muros húmedos.

 

El camino permite contemplar amplias panorámicas que abarcan desde Santa Cruz de Tenerife, que se puede apreciar en su totalidad, hasta la dorsal de Pedro Gil y el Valle de Güímar, así como la isla de Gran Canaria. También ofrece una vista privilegiada de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y de los principales barrios que la componen.

 

VALORES ETNOGRÁFICOS Y HIDROGRÁFICOS

LECHERAS.jpg

Fundación Centro internacional para la Conservación del Patrimonio. CICOP. España

Casa de los Capitanes, C/Obispo Rey Redondo 5, 38201 La Laguna
Tel. 922 603000 ext.3749 y 3750
Email: info@cicop.com
Web: www.cicop.com
Inscrita con el Nº 952 en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Cultura, por Orden Ministerial 27/10/2010, BOE de 22 de noviembre